sábado, 19 de febrero de 2011

www.historiascolectivas.com de Natalia Rosenblum

Bienaventurados los internautas incansables porque ellos, serán saciados.
Jugando a construir literatura colectiva.
Por Patricia Bottero




      Muchas veces los internautas somos sorprendidos en nuestras incesantes búsquedas por los cofres del tesoro, hallazgos tan relucientes como inesperados que nos convocan a su gloriosa anunciación. Tal vez, algún mapa inconsciente nos oficia de guía y la cita se concreta sin preámbulos ni presentaciones. El largavistas anuncia la isla y nos alistamos para el descenso de la nave, ¡ahí!, señala nuestro mapa, la visión no nos engaña, todo coincide, lo vemos, y aunque lo sentimos familiar, no se parece a ningún otro, el cofre destella  http://www.historiascolectivas.com/,  
sitio web que propone un juego literario interactivo. Entusiasmados por la agradable sorpresa, nos quedamos en él porque nos sentimos "como en casa", cómodos y afortunados.

      En ese momento, nuestra “caja de música” al decir de Borges, se inunda de recuerdos de la niñez: ¿Quién no ha jugado a armar historias colectivas orales?, juego en el que cada participante debía agregar una palabra a la oración memorizando las anteriores o, ¿Quién no ha escrito historias colectivas secretas?, juego en el que inventando una oración por participante se doblaba el papel para que el compañero continúe sin saber lo que el anterior había escrito y el siguiente escribiría.

      Con la estructura del antaño "Elige tu propia aventura", este juego refuerza la apuesta, ya que quienes inician las historias son reconocidos artistas y propone la participación del público en dos modalidades bien determinadas, lector o escritor, escindiendo de esta forma a esta pareja que desde su nacimiento se ha casado a la antigua. Cada parte de la historia se bifurca en forma sistemática y planificada, el lector/escritor deberá elegir una de ellas para ser parte de la misma, continuarla  y planear al final otras dos alternativas posibles, o simplemente, deleitarse con la lectura de las múltiples historias que florezcan de la construcción colectiva.

      Eligan su propia historia, dejen que el alma se exprese, remonte vuelo y se diga a sí misma. Mi parte de la historia colectiva ha sido escrita, los invito a escribir las suyas!!!

      http://www.historiascolectivas.com/, porque TODAS las historias personales son, en realidad, historias colectivas.

No hay comentarios: