jueves, 3 de febrero de 2011

Urga de Nikita Mijalkov

Urga, el rito sagrado.
por Patricia Bottero
¿Cómo escapar a mi imagen?
Sólo en mi semejante me trasciendo,
Sólo su sangre da fe de otra existencia
 Octavio Paz en el poema
Libertad bajo palabra



     Un “urga” es un gran palo con un lazo en el extremo. Los mongoles lo usan para agarrar los caballos y las ovejas. Cuando hacen el amor en la estepa, lo plantan en la tierra para advertirle a los otros del momento privado. Este rito ancestral del amor nos acerca a lo divino y nos enfrenta a la inevitable pregunta: ¿Has resguardado tu propio territorio sagrado?
      Pero Urga es mucho más que eso, enfrenta a sus protagonistas al mismo tiempo, a la otredad. Un pastor mongol, Gombo, y un ex soldado ruso, actual camionero, Sergei, navegarán ese camino de rico descubrimiento personal e interpersonal. Urga nos llevará del ¿Quiénes son los otros? , punto donde se deja de lado el lenguaje y se da lugar a la comunicación, al ¿Quién soy yo? Sólo la generosidad y el amor lo hará posible.
El urga no pudo ser,
ya tres niños me esperaban.
Cuéntame la historia del viento
que soplaba caballos…
mongoles sin nación
iban por ellos,
dueños chinos de la tierra,
Genghis Kan y un potro blanco,
mugidos con acordeón
los pequeños festejan.
Pero llega el transportista,
un cadáver lo enloquece,
los pájaros de visita,
ya es un dios,
él no lo entiende.
La ciudad es algo extraño,
la disfruto como un crío.
El urga por fin franqueó.
El cuarto la estepa esperaba.
Ahora ya todo cambió,
ya no hay urga en la estepa sagrada.

No hay comentarios: