domingo, 6 de marzo de 2011

Dogtooth de Giorgos Lanthimos

Acerca del poder supremo de los padres en la desconstrucción de sus hijos.
por Patricia Bottero
      

      Film devastador, de esos de los que uno tarda en recuperarse, porque permanecen mucho tiempo resonando en nuestra mente. Feroz y fatal. Una narración que aunque por momentos se repite, se anima a más. Basada en el mito de la caverna de Platón, la película es de una violencia psicológica constante con estallidos de violencia física, tal vez, innecesarios para el relato que se propone contar.
        Muestra la recategorización semántica sistemática del léxico cotidiano, el (des)construir la realidad y el mundo de una familia autoaislada y altamente alienada. Un universo ficcional que se burla de los padres en general y de esta versión monstruosa en particular, que aludiendo al “lo digo por tu bien”, fomentan la inmadurez, el incesto, la deshumanización y la esclavitud animal en sus hijos; todos con cicatrices físicas que sanarán aunque dejarán sus huellas y de las otras, las imborrables, de las que ya, no podrán salvarse.
       La caída del “canino” (diente de la boca que cae entre los 10 y 12 años , que en estos hijos adolescentes con sus caninos definitivos no pasará),  es en este mundo creado por el griego Lanthimos, el pasaje directo a la libertad, la horrorosa huida del infierno que le costará al que se anime a intentarlo, quizás su propia vida.
       Su título original es Kynodontas, su traducción en inglés es Dogtooth, pero su traducción correcta al castellano sería Colmillo, ya que ese, es el nombre que se le da al diente canino en los animales, haciendo referencia al adiestramiento sistemático y literal de perros, al que someten estos padres a sus hijos.
       Una alegoría a lo perverso de la filiación mal entendida, la construcción minuciosa de un camino sin salidas, con los muros tan altos como los de la casa que habita esta familia.
       Una película no apta para menores ni para mayores que se crean poseedores, de la última palabra.

No hay comentarios: