sábado, 30 de abril de 2011

Harold and Maude de Hal Ashby

Cuando la música es la gran protagonista
La vida y la muerte en clave de comedia negra o cuántas veces debemos morir para empezar a vivir.
por Patricia Bottero


"La coherencia no es una característica humana"
Maude


"Todos tenemos el derecho de ponernos en ridículo"
Maude


"If you want to be free, be free"
Cat Stevens


"Harold: Te amo.
Maude: Eso es maravilloso. Ve y ama todavía más."
     
      
       
        Es poco probable, cuando la historia que se quiere contar es tan potente y original, que la música alcance tal protagonismo. Harold y Maude de Hal Ashby,  película del año 1971, lo logra  convirtiéndose en parte entrañable e imprescindible del relato.
      Las hermosas canciones compuestas e interpretadas por Cat Stevens, inmortalizado por su "Father and Son", conforman la banda sonora  del film. Dos temas fueron compuestos por él especialmente para la película “Don’t Be Shy" y “If You Want to Sing Out, Sing Out”, los mismo darán inico y cierre a la cinta respectivamente, siendo el último además su leitmotiv.
      Desde los créditos vemos a  Harold, un joven millonario de 19 años, jugando al suicidio y a su egocéntrica madre aceptando partícipe el juego, mientras escuchamos “Don’t Be Shy".
      El tratamiento con su psicoanalista, a quien le dirá que su afición es asistir a  entierros y la clase de "patriotismo"  que le dará su tío militar Víctor,  son algunas de las instancias a las que recurrirá su madre, usuaria incansable de múltiples  pelucas, para "corregir" a su hijo.

      En la escena de la compra del auto usado escuchamos "On the Road to Find Out". Mientras vemos a Harold asistiendo al entierro de un desconocido escuchamos "I whish, I wish". Aquí toma contacto visual por primera vez con Maude, una mujer anarquista, quien ha estado en un campo de concentración y con sus 79 años de edad es poseedora de una vitalidad desbordante. Luego, tomarán contacto verbal adentro de una Iglesia, lo cual no es un dato menor, en relación al desenlace de la historia. Ella  será su compañera desde ese momento. Harold está atrapado. Maude es un esprítu libre. Ambos comparten la afición por los entierros. La muerte los ha tatuado para siempre, pero morir , sabemos, no está en la esencia del amor. Su relación es la temática central a desarrollarse. Cat Stevens los guía decodificando emociones y llenando de poesía el universo creado por Ashby.
      Seguidamente en la escena del próximo suicidio simulado y compartido por su madre en la piscina, escuchamos la música de  Tchaikovsky con el concierto de piano Nº 1 que le brinda toda la potencia necesaria al momento.
      La solución que implementará la madre ahora será la del casamiento. Para encontrarle candidata, ella llenará un formulario en una memorable escena seguida del tema "Miles from Nowhere".
      Una mirada de complicidad a la cámara con el espectador, la implícita relación sexual entre los protagonistas mientras escuchamos "I Think I See the Light", sumada a otras sorpresitas, la convierten en una película adelantada a su época.


     La escena de las margaritas y el cementerio, de impactante fotografía viene acompañada del tema "Where do the childen play?". A Harold le gustaría ser igual a todos, Maude le mostrará la belleza de ser diferente.
      La escultura en madera de la vagina  de la casa de Maude por donde Harold posará la cabeza,  símbolo del renacer a su lado a una vida llena de aromas, sabores, texturas,  música (ambos cantarán al piano “If You Want to Sing Out, Sing Out”) , y bailes (ellos bailarán juntos el vals "Danubio azul" de Johann Strauss) irán configurando esta particular relación desbordante de vida.
      Sobre el excelente final escuchamos "Trouble", canción compuesta por Cat Stevens en 1968, cuando estuvo internado más de un año al borde de la muerte por tuberculosis, en la que canta "Trouble, trouble  go away.  I have seen your face and it´s too much for me today..." (Problema, problema aléjate de mi. He visto tu rostro y hoy es demasiado para mí...)
      Una banda sonora inolvidable para una película diferente, plagada de humor negro que vale la pena  ver para compartir el renacer de Harold, disfrutar de la música de Cat Stevens, recordar su leitmotiv "..If you want to sing out , sing out. If you want to be free, be free..." y las frases de Maude hechas a la medida de Harold: "¡Vive!" y "!Deja que la música salga de ti!"

No hay comentarios: