domingo, 27 de noviembre de 2011

¿Acaso sabes dónde hay más claridad? Desde la mirada de un espectador.

No se corre el telón.
Por Raúl Muñoz*


Foto: Patricia Bottero
La fila de personas que van ingresando a la sala se hace lenta, ya que al hacerlo, se detienen unos segundos para apreciar una escena que  genera varias cosas:   soledad, ternura, romanticismo, misterio. La tenue luz que ilumina a la actriz con el rostro apenas perceptible, es potenciada por una melodía de fondo que acompañará sus versos. El silencio sólo es roto por los pasos de los que asisten hasta ubicarse en sus butacas.
Ante alguna señal imperceptible, la obra comienza  y  Andrea Martínez (actriz) se yergue y comienza su desenvolvimiento teatral,  mas allá de los  ensayos,  como si estuviera relatando su propia vida. Nos lleva con todo su poder a sentir nostalgias, amor, reclamos, dolor, llanto,  lucha, fiereza, coraje, dudas, fidelidad, felicidad,….ausencia…presencia. Por instantes, momentos, las personas creo que olvidan que están frente a una obra de teatro, es que es tanta  la compenetración que se percibe en ciertos acomodos de los presentes en sus sillas, suspirando profundamente o reteniendo el aliento. En una de las escenas, se hace presente un elemento caído del cielo (techo en este caso) y la actriz que estaba de espalda,  vuelve  y la expresión gestual y corporal hacia el visitante es digna de elogio y de, por qué no, cierto análisis posterior. Las melodías entonadas por Ella son gratificantes. Las caras de sorpresas ante tan dulce y potente voz completan la magia.
Foto: Patricia Bottero
No puedo dejar de mencionar el acompañamiento musical de Leandro Valiente, oculto  en la penumbra de la sala, realizando su labor con mucha delicadeza y precisión.
Las luces, el decorado y sus otras perlas que no quiero anticipar a través de este medio.
Casi 5 minutos de aplausos sonoros y los artistas regresan al escenario a agradecer. La felicidad  que dejaban ver en sus semblantes la escritora Patricia Bottero al igual que el  director Raúl Bongiorno,  no requería preguntas.  Es gratificante además, para estos casi desconocidos Artistas, que la gente los haya esperado en la antesala para saludarlos.
Buenos Aires esta lleno de artistas sin nada de cartel ni marquesinas, que son dignos de ver y escuchar, aunque no se corra el telón.

*Enviado por Raúl Muñoz  el  25/11/2011.


Datos de la obra:
¿Acaso sabes dónde hay más claridad?
Domingos: 13, 20, 27/11 y 4/12
Horario: 18.45hs   Duración: 80 minutos
Teatro La Tertulia.
Gallo 826. Abasto
Reservas:6327-0303


No hay comentarios: