sábado, 16 de julio de 2011

Numen de Oscar Aráiz. Rojas Danza 2011.Ciudad de Buenos Aires. Argentina.

Lo enorme, profundamente conmovido.
por Marta Latini
para amartuarte

     Resulta difícil transcribir los sentimientos, al menos utilizando palabras propias, pero sí lo facilitan emplear las ajenas, aquellas que conllevan nuestras emociones.
     Esto es un esbozo racional que me permito hacer sobre: N U M E M, la coreografía creada por Oscar Araiz y presentada en el FESTIVAL ROJAS DANZA 2011.
     En su programa sabatino, Carlos Ulanovsky invitó a Oscar Araiz y conversaron sobre la reposición de NUMEN en el marco del festival. Araiz contó que hace cincuenta y cinco años que en él había surgido la idea de esta coreografía. Pero a pesar del tiempo transcurrido la misma demuestra tener un carácter atemporal porque se mantiene muy vigente.
     ¿Por qué se puede decir esto?
    Simplemente porque el dolor plasmado en los cuerpos revelan la angustia de la existencia del hombre.
     Una imagen de ello lo dan las manos que intentan inútilmente derribar paredes agobiantes.
     Otra es la necesidad de la solidaridad con los otros, como así también la de mantener los instintos de conservación comos únicas posibilidades para dilatar la muerte, la cual se intuye, es la única salida.
     La música de Arvo Pârt, el vestuario de Renata Schussheim y la iluminación están perfectamente diseñadas para ensamblar esta expresiva coreografía logrando la unidad del espíritu con el dolor de los hombres.
     Volviendo al comienzo creo que estas palabras representan y sintetizan muy bien lo que he sentido el jueves 14 de julio viendo a NUMEN:

Tú eres.
Ni el escuchar del oído ni la luz de los ojos pueden llegar a ti.
Ningún cómo, ningún por qué, ningún dónde te conviene como signo.
Tú eres.
Tu misterio es recóndito.
¿Quién podrá sondearlo
tan profundo, tan profundo
quién lo encontrará?

                                                     Atta Nimsa

     “El estremecimiento es la parte mejor de la Humanidad. Por mucho que el mundo se haga familiar a sus sentidos, siempre sentirá lo enorme profundamente conmovido”

                                                     Goethe en Fausto.

No hay comentarios: